¿Cómo puedo saber qué medida de neumático lleva mi vehículo?

medida

Se identifica a través de la Medida, “185/60 R15 82V” reflejada en el flanco lateral del neumático, la cual debemos interpretarla de la siguiente manera:

185       Anchura del neumático en mm.

60        Relación de altura por anchura en %.

R          Neumático radial

15        Diámetro de la llanta en pulgadas.

82        Índice de carga máxima que puede soportar el neumático.

V          Código de velocidad (velocidad máxima a la que el neumático puede soportar la carga)

Según la ley de seguridad vial solamente se podrá montar medidas homologadas en la Ficha de Inspección Técnica del vehículo.

 

¿Cuándo debemos realizar el cambio de neumáticos?

Los neumáticos disponen de unos ‘testigos’ de desgaste situados en el fondo. Cuando esos testigos pueden verse a ras de superficie, indican que el dibujo de la rueda ha llegado a su profundidad mínima legal, por lo que la seguridad del conductor peligra y, además, estará cometiendo una infracción del Código de Circulación.

neumatico neumatico2

Cuando se sobrepasa este límite, el neumático pierde eficacia, por lo que las distancias necesarias para frenar serán mayores y se incrementa el riesgo de sufrir un aquaplanning (patinazo del coche, debido a menudo a que el dibujo de la rueda está tan gastado que no evacua adecuadamente el agua). Este momento para el cambio de neumáticos viene marcado por ley, pero los expertos recomiendan no esperar a llegar al límite legal (1,6 mm).

desgaste

Diez consejos para elegir y cambiar los neumáticos del coche correctamente

1.- Correcto mantenimiento. Si no lo hiciste con los viejos, hazlo desde el principio con los nuevos. Te durarán más y sobre todo, rodarás más seguro. Hay que hacer un buen montaje con equilibrado y alineaciones correctos. Comprobar mensualmente la correcta presión de cada uno y vigilar el estado de las válvulas y sus tapones.

2.- Saber cuándo hay que cambiar uno, dos o los cuatro neumáticos. En caso de deterioros o pinchazo (hay algunos que no son reparables por los daños internos) nos lo indicará un profesional. Cuando el desgaste de cualquiera de ellos llegue al indicador de mínima profundidad del dibujo, o cuando éste se aproxime a 1,6 milímetros que es el límite legal fijado para circular y por lo que podremos ser multados si lo rebasa. También deberemos cambiarlos si presentan signos de envejecimiento o llevan montados diez años desde la fecha de su fabricación, que aparece en el flanco.

3.- Tener muy en cuenta qué tipo de neumáticos son los adecuados para nuestro automóvil y verificar que los que adquiramos cumplan con las especificaciones homologadas por el fabricante. La ley es taxativa al respecto y dice: “Los vehículos deben estar equipados con neumáticos de las dimensiones y características previstas por el fabricante en la homologación del vehículo, o sus equivalentes, según lo dispuesto en la reglamentación vigente que les sea de aplicación recogida en el anexo I.”

4.- Al cambiar de neumáticos, hay que asegurarse de que nuestro vehículo no tiene problemas de dirección o suspensión. Un incorrecto funcionamiento de estos elementos, provocarán desgastes anómalos en la banda de rodadura.

5.- Si hay que cambiar solamente dos neumáticos, asegurarse de que los más nuevos vayan siempre montados en el tren trasero. Es donde se necesita mejor agarre para mantener el mejor control sobre el vehículo.

6.-Acudir siempre a un centro autorizado para realizar el cambio. La importancia de los neumáticos y su montaje en la seguridad del vehículo desaconsejan ser negligente en este aspecto.

7.- Evitar la gama más baja de neumáticos. Es mejor acudir a unos neumáticos de gama media o superior que, aunque sean más caros, aportarán mayor seguridad y en muchos casos serán más duraderos.

8.- Contemplar la posibilidad de montar neumáticos de baja fricción. A lo largo de los kilómetros ahorraremos mucho combustible y los amortizaremos rápidamente.

9.- Elegir bien las prestaciones del neumático. Los hay especiales para climas húmedos, más seguros en lluvia, o de contacto para la nieve, si vivimos en zonas de montaña.

10.- Asesorarse bien sobre los neumáticos que vayamos a comprar. Las propias marcas, los comparadores y los profesionales nos aportarán una información muy completa sobre las opciones, precios y prestaciones de cada modelo.

¿Cuándo debemos cambiar las válvulas?

La válvula es un elemento muy importante que participa en la hermeticidad de la llanta y, por tanto, en la duración y seguridad de ésta.

Cada vez que adquiera neumáticos nuevos, es recomendable también cambiar la válvula. Si el neumático tiene mucho tiempo puesto, debe cambiarse la válvula en cualquier intervención que se haga sobre el mismo, por ejemplo, por razón de una pinchazo.

¿En qué consiste el inflado de nitrógeno?

nitrogeno

Los neumáticos pueden inflarse con aire normal o con nitrógeno. Este gas tiene mejores prestaciones ya que mantiene la presión con más fiabilidad ante los cambios de temperatura, pero no evita las pérdidas de presión comunes de los neumáticos, ni tener que revisar periódicamente las presiones.

 

¿Cuándo se recomienda realizar el equilibrado?

En cada cambio de neumático, ya que el equilibrio de contrapesos sobre el neumático, evita desgastes irregulares y vibraciones, aumentando la duración del neumático.

Un equilibrado adecuado de las ruedas evita vibraciones que pueden ser percibidas a diferentes velocidades en el volante, en el salpicadero, etc. El equilibrado de las 4 ruedas es absolutamente indispensable para el confort de conducción y para mantener las prestaciones de los neumáticos.

Tallers AutoEquip

¿Cuándo se recomienda la revisión de la alineación?

En general, se recomienda la alineación de la dirección cada 20.000 km. y de forma particular, cuando exista un desgaste irregular de los neumáticos, el volante se vaya hacía la izquierda o la derecha cuando se deja el volante en línea recta, en cada cambio de neumáticos, amortiguadores, transmisiones o cuando se realicen trabajos de dirección.

La alineación de las ruedas consiste en poner paralelas las ruedas de cada eje y paralelos los ejes entre sí, y ajustar los diferentes ángulos de las ruedas, según los valores establecidos por el fabricante del vehículo.

coche

El Aceite

 

aceite

 

El aceite de motor debe proteger el motor de nuestro vehículo realizando las siguientes funciones esenciales:

1) disminuir el desgaste.

2) disminuir las pérdidas mecánicas por fricción.

3) colaborar con la refrigeración.

4) sellar, es decir, llenar los espacios entre piezas como la camisa del cilindro y

el anillo del pistón, manteniendo la eficiencia del motor.

5) limpiar el interior del motor.

6) evitar la corrosión y otros ataques químicos.

La evolución de los lubricantes, principalmente por la incorporación de aditivos y utilización de bases no convencionales, agrega a las funciones básicas los beneficios de protección superior del motor, con extensión de su vida útil, manteniendo por más tiempo el rendimiento mecánico como si fuera nuevo, y por otro lado brindan un mayor ahorro de combustible.

Este aceite debe ser renovado periódicamente, ya que, con los cambios de temperatura y el desgaste propio de las mismas piezas, va perdiendo sus propiedades como lubricante. Al mismo tiempo debemos reemplazar el filtro de aceite que cumple un papel muy importante en la limpieza del lubricador.

¿Qué tipos de aceites de motor existen?

Existen diversos tipos de aceite para el motor, así como diversos grados y composiciones. Encontrarás dos categorías: Multigrados y Monogrados.

 

Multigrados:

En la categoría de los multigrados se encuentran los sintéticos, semi-sintéticos (tecnología sintética), y minerales.

  • 5w30 – 5w40 – 5w50, son aceites sintéticos. Están diseñados para trabajar en un rango de temperatura de invierno entre -30ºC y 30, 40 o 50ºC temperatura ambiente, respectivamente.
  • 10w40 se encuentra en versiones semi-sintético o de tecnología sintética. Este aceite es el más utilizado por los vehículos nuevos. Su rango de trabajo está entre -20ºC y 40ºC.
  • 15w40, aceite mineral que sirve en ambos casos, para vehículos diesel y gasolina, y con un rango entre -10ºC y 40ºC.
  • 20w50, aceite mineral formulado para vehículos con mayor desgaste, su rendimiento es recomendado para 5 mil kilómetros. El rango está entre -10ºC a 40ºC. Este aceite es especial para temperaturas de verano que sobrepasan los 30ºC. A su vez, el 25w60 es un grado mayor, ideal para el verano, pero también para motores que presentan algún problema interno de consumo de aceite o juego de metales.

 

Monogrados:

En la categoría de los aceites monogrados, distinguidos por la siglas SAE (Society of Automotive Engineers, por su siglas en inglés), o en español “Sociedad de Ingenieros del Automóvil”, especifican que son aceites de una sola viscosidad de trabajo, es decir, el SAE 40 y SAE 50. El rango de temperatura parte en una escala más alta: en frío comienzan desde los 10ºC y 20ºC hacia arriba respectivamente.

¿Cuál es el aceite que necesita mi coche?

El manual del vehículo nos indica que tipo de aceite necesita el motor de nuestro vehículo.

¿Puedo mezclar diferentes marcas de aceite de motor?

Sí, siempre y cuando los aceites que se mezclen tengan el mismo SAE y las mismas especificaciones técnicas. Debemos tener en cuenta que un aceite inadecuado o una mezcla de aceites no compatible originan un desgaste prematuro del motor.

¿Cuándo cambiar el aceite?

Si tiene que añadir aceite, procure no sobrepasar la marca del máximo y su sustitución dependerá de las especificaciones del fabricante en función de la base que componga el lubricante y características del motor:

Minerales :        15W40 y 20W50                de 5.000 a 9.000 KM

Semisintéticos:           10W40                       de 10.000 a 12.000 KM

Sintéticos:                     5W40                        de 15.000 a 20.000 KM

Longlife (Larga vida):  0W30 y 5W30         de 20.000 a 30.000 KM

 

Baterías

bateria

La batería se encarga de almacenar la energía que necesita el motor, para arrancar y hacer funcionar los diferentes dispositivos eléctricos del coche cuando el motor está parado. Muchas de las averías que cada año se producen en carretera se deben a un fallo en el sistema eléctrico, por lo general de la batería.

Podemos clasificarlas de dos clases, con mantenimiento, cada vez se venden menos y son poco recomendables, llevan unos tapones en la parte superior que hay que rellenar con agua destilada, y sin mantenimiento, las más habituales.

Debemos  consultar el manual del coche y elegir la más idónea para nuestro vehículo, por ejemplo la que tiene mayor capacidad -72 Ah- y reserva de carga -540 A-.

Con respecto a la garantía, la mayoría ofrecen 2 años.

Algunas marcas poseen un testigo de carga. Las baterías de Tudor, Bosch o Varta tienen un testigo que indica -en color verde o rojo- la vida útil que le queda.

Amperios Hora (Ah): (Por ejemplo 72Ah), es la capacidad de carga de una batería, es decir, la cantidad de electricidad que puede almacenar una batería. Cuantos más “Amperios-Hora” tenga una batería, más tardará en descargarse, por lo que será más difícil quedarnos sin batería.

Amperios (A) de capacidad de arranque: (Por ejemplo 540A), es la cantidad de energía que puede proporcionar la batería en frío para arrancar el vehículo. Cuanto mayor sea, con más facilidad arrancará el coche.